TIPOS DE MARIDAJE DEL JAMÓN IBÉRICO

El vino y el queso forman una pareja gastronómica perfecta, convirtiéndose en el plato estrella de cualquier cena improvisada. Y como no, otro elemento indispensable dentro de este maridaje es el jamón.

Los expertos aseguran que el maridaje entre vino y queso es un tema complejo ya que la grasa del queso enmascara los aromas y sabores del vino. No obstante, cualquier vino tomado con queso suele resultar muy agradable. Por ende queso, jamón ibérico y vino suele resultar una mezcla que nunca falla.

Es recomendable que el queso y el jamón se presenten diferenciados en dos platos, como dos tapas. Además, es aconsejable que la tabla del queso se componga desde el más suave al más fuerte.

La máxima de maridados con vino es potenciar los matices de estos productos y apreciar así mucho más los sabores de ambos.

La tradición del maridaje del jamón ibérico de bellota y del vino viene de lejos, pero no es solo una cuestión de costumbres, en el fondo, son aspectos científicos relacionados con características concretas de estos productos los que fundamentan esta armonía.

ENSALADA DE QUESO DE CABRA Y JAMÓN IBÉRICO

Ingredientes:
100 gr. de brotes tiernos de ensalada variada
100 gr. de queso de cabra en rulo
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
50 gr. de jamón ibérico de bellota
Dátiles y nueces al gusto
1 chorrito de crema de vinagre Pedro Ximenez

Preparación:

Una vez limpia la ensalada, colocamos una base sobre la que iremos incorporando el resto de ingredientes.

Seguidamente cortamos el rulo de queso en rodajas de aproximadamente 1,5 cm de espesor y lo preparamos a la plancha untando previamente la sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra. Una vez dorado ligeramente por ambas caras, lo colocamos sobre la base de ensalada.

Picamos en trocitos el jamón ibérico de bellota, los dátiles y las nueces, para añadirlos a la ensalada.

Por último, ponemos unas cucharadas de aceite de oliva virgen extra y un chorrito de crema de vinagre, y listo para consumir templado, antes de que el queso se enfríe por completo.

PALMERITAS DE JAMÓN Y QUESO

Ingredientes:
1 lámina de hojaldre
150 gr. de jamón cocido
100 gr. de queso en lonchas
50 gr. de queso parmesano rayado

Preparación:

Extendemos la lámina de hojaldre y la cubrimos con las lonchas de jamón y queso. Enrollamos de forma simétrica el conjunto hasta obtener un doble rulo.

Seguidamente cortamos el conjunto en láminas de 1 a 1,5 cm de espesor para conseguir las palmeritas.

Las colocamos en la bandeja del horno sobre una lámina de papel antiadherente y espolvoreamos el queso parmesano.

Horneamos a fuego medio durante 20 minutos y listo!!!

Una receta fácil y muy rica que gustará a grandes y pequeños.

SALTEADO DE CHAMPIÑONES CON JAMÓN IBÉRICO DE JABUGO

Ingredientes:
500 gr. de champiñones frescos
150 gr. de jamón ibérico de bellota de Jabugo en taquitos
3 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra
2 dientes de ajo
Perejil fresco
Vino blanco

Preparación:
En primer lugar preparamos los ingredientes, dado que el proceso de elaboración es bastante rápido. Procedemos a lavar, escurrir y laminar los champiñones. Cortamos en taquitos una loncha de jamón ibérico de bellota. Picamos los dientes de ajo y el perejil.

Comenzamos dorando ligeramente los ajos en el Aceite de Oliva Virgen Extra, para a continuación añadir los champiñones, salteándolos a fuego medio durante 4-5 minutos. Seguidamente regamos con un chorrito de vino blanco y continuamos la cocción unos minutos más hasta que evapore. Añadimos los taquitos de jamón ibérico y el perejil picado, mezclamos y dejamos a fuego medio no más de un minuto para fusionar los sabores pero sin que el jamón llegue a cocerse.

Una receta fácil, rápida de preparar y deliciosa. A disfrutar!!!

TORTILLA DE PATATAS CON JAMÓN IBÉRICO

20140617_204611

 

Ingredientes:
Loncheados de Jamón Ibérico de bellota
 
de Iberisty
2 Kilos de patatas ecológicas de la huerta
Pasas de Frigiliana y hojas de endivias
Aceite de Oliva Virgen Extra
6 huevos ecológicos
Sal

Preparación:
Primeramente, trocear, lavar y condimentar las patatas ecológicas de la huerta para freirlas en una sartén a medio fuego con Aceite de Oliva Virgen Extra. Batir los huevos y echarlos mezclarlos con las patatas una vez fritas y escurridas de aceite. Cortar en lonchas el jamón ibérico de bellota de pata negra. Preparar el plato como se muestra y a disfrutar.

ELABORACIÓN DE PRODUCTOS IBÉRICOS

CHORIZO CULAR IBERICO BELLOTA

El cerdo ibérico se cría en las dehesas, que constituyen un ecosistema de bosque mediterráneo formado por arboledas de encinas, alcornoques y roble cuyo fruto, la bellota, es el componente esencial de la dieta del cerdo. La crianza natural del cerdo ibérico aporta a su carne un sabor exclusivo y singular.

El proceso de elaboración de los jamones, paletas y embutidos se realiza de forma artesanal, con objeto de conseguir el aroma y sabor característicos de estos productos.

Dicho proceso comienza con el despiece en la línea de producción, donde se separan las diferentes piezas del cerdo y se clasifican en función de su tipología y peso. Seguidamente se procede al salado; una vez clasificados los jamones por su peso, se procede a su apilado y se cubren con sal, que le aporta sabor y contribuye a su conservación. Para la elaboración de los embutidos (lomo, chorizo, salchichón, morcilla, etc.), se selecciona magro de la mejor calidad y se procede a su condimentado con especias naturales y con fórmulas que se han ido transmitiendo generación tras generación. Por último se encuentra la fase de curado y secado en la que los productos, en un lento proceso de maduración, alcanzan la textura, aroma y sabor característicos.

¿JAMÓN IBÉRICO DE BELLOTA O DE CEBO?

No todos los cerdos ibéricos son iguales, aun estando criados en las mismas zonas geográficas. Las diferencias existentes entre las diversas categorías (de bellota, de cebo de campo en la nueva normativa reguladora, de recebo y de cebo) son importantes y repercuten tanto a nivel de calidad como de precio y evidentemente en el paladar del jamón.

La pureza de raza, forma de alimentación y crianza del animal son factores que de forma directa e indiscutible determinan las cualidades y características del jamón ibérico resultante.

El jamón de bellota, procede de animales sacrificados inmediatamente después de su alimentación exclusiva a base de bellotas, hierba y otros recursos naturales de la dehesa, sin aporte de pienso suplementario. El jamón ibérico de cebo, sin embargo, procede de animales alimentados con piensos, constituidos fundamentalmente por cereales y leguminosas, cuyo manejo se realiza en sistemas de explotación intensiva.

Sin embargo, no debemos olvidar el factor precio, con una gran repercusión entre uno y otro tipo de jamón y que puede superar el 100% del precio final, lo que resulta concluyente en el consumidor a la hora de realizar la compra.

¿Cuál elegir? No es fácil concluir cual de los dos destaca por encima del otro si consideramos todos los factores expuestos: cualidades, sabor, aroma textura, relación calidad/precio, etc. por lo que debe ser el consumidor quien decida qué factores satisfacen sus exigencias. En cualquier caso, un jamón ibérico de cebo no deja de ser un jamón de alta calidad a un precio más razonable.

ROLLITOS DE LONCHEADOS DE JAMÓN IBÉRICO Y QUESO FRESCO

 

ROLLIZO DE JAMON PATA NEGRA Y QUESO R

Ingredientes:
Queso fresco
Loncheados de Jamón Ibérico de bellota de Iberisty
Ajo, cebolleta, perejil y pimienta
Aceite de Oliva Virgen Extra

Preparación:
En un bol, mezclar el ajo, la pimienta, el perejil, la cebolleta bien picados con el queso fresco y un poco de aceite de oliva virgen extra. Cortar lonchas de jamón ibérico de bellota de pata negra bien largas, y sobre cada una de ellas, colocar media cuchara de queso y hacer el rollito de jamón. Tomar fresco.

EL ARTE DE CORTAR JAMÓN

No hay muchos manjares que superen un plato de jamón ibérico bien cortado. Cortar jamón es todo un arte en el que influyen desde el grosor y tamaño de la loncha de jamón hasta la presentación y cantidad de producto del plato.

Son muchos expertos los que coinciden en que un jamón de calidad media gana en sabor con un buen corte y en contrapartida, puede ocurrir que el mejor jamón del mundo se convierta en algo común de la mano de un mal cortador.

El corte del jamón requiere que el cortador deslice el cuchillo con sabiduría sobre la pieza. Por otra parte, para un buen corte, resulta fundamental un soporte jamonero adecuado, que garantice una buena fijación y que permita una posición cómoda al cortador. De esta forma, se consiguen las condiciones para que se realicen cortes paralelos, dejando a la vista una superficie plana y lonchas casi transparentes.

Un cortador de jamón profesional, además de tener actitud y técnica, conoce perfectamente la ubicación de las vetas de grasa, huesos, tendones, etc., lo que le permite lonchear las diferentes partes obteniendo la mejor calidad de cada loncha y el máximo aprovechamiento de la pieza.

En definitiva, para ser un buen cortador de jamón hay que dedicarle horas a practicar, tener unos buenos utensilios de trabajo y por supuesto un buen jamón ibérico.

PROPIEDADES SALUDABLES DEL JAMÓN IBÉRICO

El jamón ibérico de bellota, componente indiscutible de la dieta mediterránea, no es sólo un alimento sabroso y único en el mundo por su paladar. Se trata de un alimento bajo en calorías, de hecho, no debe descartarse en dietas hipocalóricas, pues 100 gr. de pata negra aportan más o menos 250 kcal (similar al pan).

El jamón ibérico de bellota es un alimento rico en vitamina B12, B1, proteínas y ácidos grasos mono insaturados. El jamón es antioxidante, con un alto contenido en vitamina E. La calidad de la grasa del  jamón ibérico de bellota  es excelente. Debido a sus particulares condiciones genéticas y de crianza, en su composición predomina el ácido oleico, que facilita la producción de “colesterol bueno” y la reducción de “colesterol malo”.

El jamón ibérico de bellota va más allá de ser un producto delicatessen. Es un alimento artesanal con innumerables virtudes beneficiosas para el organismo, además de un placer para el paladar.